Lacrosse · Lámpara catalítica cuadrada Mulberry

Hay existencias

29,90  I.V.A. incl

Descripción

Un concepto realmente rápido y eficaz de fragancia para el hogar, que purifica y cura el medio ambiente gracias a su principio básico: la catálisis. Esta reacción química sin llama y sin humo destruye los malos olores y las moléculas responsables de ellos. De este modo, mejora la calidad del aire mientras perfuma continuamente la habitación durante horas. Además, la lámpara es un hermoso objeto decorativo que realza los diseños del Lacrosse, lleno de detalles y elegancia. Originales y atractivas, las lámparas catalíticas combinadas con las fragancias de las lámparas de la colección añadirán un toque distintivo y harán que su hogar no sólo siga una tendencia, sino que cree su propio estilo. Experimente el pulso del Lacrosse a través de sus sentidos con esta lámpara catalítica clásica.

Especificaciones

  • Colección: Lacrosse
  • Lámpara catalítica cuadrada
  • Color Mulberry

Modo de empleo

Escoge dónde quieres encender tu lámpara: una superficie recta y estable, lejos de fuentes de calor y del alcance de los niñoss y/o mascotas. Llena máximo hasta 2/3 el cuerpo de la lámpara, con ayuda del embudo, exclusivamente con líquido apto para lámparas catalíticas. Recuerda que el líquido puede ser neutro o perfumado, y que éstos puede ser mezclados para conseguir una menor intensidad del aroma. Limpia para eliminar cualquier resto de líquido sobre el cuerpo de la lámpara y la superficie. Introduce el quemador y asegúrate de que su mecha entra en contacto con la fragancia y de que la piedra está bien posicionada encima de la base metálica del cuerpo. Si es el primer uso del quemador, tapa la piedra con el tapón (si no, se evaporaría la fragancia) y deja que la cuerda se empape durante 20 minutos. Retira el tapón y con la ayuda de un mechero, enciende la piedra del quemador, y deja que la llama permanezca dos minutos. Has de esperar una llama de unos 7 o 10 cm, que con el uso del quemador irá haciéndose menor. No dejes la lámpara sin vigilancia durante estos dos minutos, y nunca toques la piedra durante el funcionamiento de la lámpara. Sopla la llama y, solamente cuando esté apagada, cubre la piedra con la corona protectora. La piedra estará caliente, así que no la toque: tu lámpara ya está funcionando. Deja que la lámpara purifique el ambiente y limpie el arie durante unos 20 minutos para estancias de unos 10 metros cuadrados. Para detener el funcionamiento, retira la corona con cuidado porque puede estar algo templada, y cubre la piedra caliente con el tapón metálico que impedirá que la combustión continúe y que una vez apagada, la fragancia se evapore del cuerpo de la lámpara. Para guardarla hasta su próximo uso, deja el tapón y el embellecedor puesto sobre la base metálica del cuerpo, listo para tenerlo todo a punto para su próximo uso.

error: El contenido está protegido
0